lunes, 9 de febrero de 2015

Yusto&Giner exhibe a José Luís Puche

    El pasado viernes se inauguró la nueva exposición de los galeristas y el artista que sorprendió con dibujos en gran formato con presentación minimalista sobre paredes altas y desnudas. También se inauguró la inquietante instalación fotográfica y videocreación de Juan Carlos Robles en la sala de proyecciones del citado espacio.

    Como es habitual en las presentaciones de Yusto&Giner se congregaron un gran número de profesionales de las artes, galeristas, artistas, prensa especializada y un gran número de “locosporelarte”. La reunión no es baladí pues es un momento mágico para compartir trabajos, opiniones, ideas y de darnos una motivación especial para seguir apostando por lo que nos apasiona.

    En esta ocasión pudimos disfrutar con la colección que José Luís Puche, artista consagrado con obra en el CAC de Málaga y un currículum que quita el hipo. Como siempre nos asombró con su desparpajo, en este caso a base de lápiz, carbón graso, acuarelas, mínimas, por eso más importantes, y colores láser que ponían en contraste épocas pasadas con futuros irremediables.


    José Luis nos hizo deslumbrarnos con dibujos gigantes de escenas fotográmicas, momentos del ayer, del hoy y del mañana, efímeros como el hombre, que no se entera y además no se quiere enterar de que somos temporales, que lo que perdura, es el espacio y el tiempo.

      Llama la atención el retrato del propio artista sumergiéndose hasta sus orejas para no oír la cadencia del hombre, el jaleo impropio de seres caducos, ajenos a su insignificancia, en fin se ve que no aprendemos, algunos creen que se pueden llevar sus dineros y su hechos a la tumba, pero el hombre, la mujer, el ser humano no es más que un objeto de momentos, mejor que sean entre amigos y disfrutando el camino porque lo que queda para otros, en el mejor de los casos no es más que una imagen, una mirada…

    Sus obras también están llenas de silencios, de blancos que son tan inquietantes o más que el ruido, de otros personajes que entierran su capacidad de escuchar bajo una montaña. Por eso, los decididos a disfrutar, de la amistad y del camino son los “Fucking Master of Universe”.

    El uso del color es un guiño popero, me recuerda a las fotografías en blanco y negro que discretamente mi marido y yo coloreábamos hace ya veinte años, pequeños toques que energizan la mirada pero que no maltratan el ambiente retro, situando al espectador en un momento atemporal, irreal casi surrealista.

    En fin, felicidades a la galería por tan estupendo espacio para poder magnificar los silencios y al artista por su tremenda obra, plena de técnica y significado.

Texto: Ana E.Venegas
Fotografía: José A.Correa

 No me resisto a publicar la obra que más me gusta de José Luis Puche:










1 comentario:

  1. Ana que bonitas pinturas 'originales'preciosas

    ResponderEliminar