jueves, 6 de octubre de 2016

Exposición SABAR en Villapadierna, entre Estepona y Marbella. Colección privada que no se ve con facilidad

    Marbella, la Costa del Sol, es un lugar maravilloso, aquí ocurren los acontecimientos más sorprendentes, inesperados, nos los proporciona su privilegiada naturaleza  junto con sus habitantes y visitantes. Ayer pudimos disfrutar de una colección privada de arte que contiene joyas que abarcan  desde siglo XVI al XX. 

    El Hotel Palace de Villapadierna, un seis estrellas, nos invita a todos los amantes del arte de manera gratuita a disfrutar de la colección privada de dos coleccionistas que tienen la generosidad de compartir con nosotros sus tesoros. Estas son las cosas que ocurren aquí, que de repente, un miércoles por la tarde, se puede uno encerrar con obras clásicas de flamencos ilustres, con rusos vanguardistas y con Tintorettos y Goyas jóvenes. Por si fuese poco, durante la inauguración, nada más entrar nos pusieron en la mano un Moët Chandon de Reserva que vamos a ser realistas, algunos, si no fuese por estas generosidades no frecuentaríamos ni de broma.

    Los Coleccionistas, Pedro Saorin Bosch y José J. Bartneto García han cedido parte de sus colecciones para que puedan ser disfrutadas por todo el que se acerque al famoso hotel. Entre los óleos encontramos naturalezas muertas de gran valor como la de Adrien Van Utrecht, excelentes retratos y escenas picarescas de Teniers El Joven, una Adoración de los Reyes Magos de un novel Francisco de Goya, una magnífica “Predicación” de Frans Fancken  El Joven, el catálogo social y los colores más ricos en la  “Obra de Misericordia en la Aldea” de Joost Cornelisz Droochsloot, los claroscuros de Juan Van Der Hamen en su “Vendedora de Pescado”, varios jarrones clásicos de Caffi y Grigoriev, otra obra de un grande en su juventud como fue Tintoretto con “La Cena de Emaus” una obra interesante por lo que ya se apreciaba en las miradas de las figuras y los intensos colores de los ropajes, una academicista “Primavera del pintor francés W. A. Bougereau de la frontera entre el Siglo XIX y el XX, una escena oriental del vanguardista Lentulov, algunos rusos más de principios del veinte como Kustodiev, un abstracto de Larionov y algunos impresionistas rusos.



    Pero si los coleccionistas y los entendidos que están visitando la exposición me lo permiten, para mí, la joya de la corona es un “Calvario de Jan Brueghel El Joven, una pieza de 14.5x20 cm y que nos muestra con una precisión de relojero la Crucifixión con varios planos,  escenas como la Virgen y las mujeres que la intentan consolar, los cristianos que intentan poner a salvo el sudario de Cristo, los diferentes crucificados que hubo ese día, la multitud que asistió al “evento”. Todo los esto lo podemos apreciar en un formato minúsculo, intensos colores en los ropajes, una definición inusitada de los retratos, un fondo de ciudades, edificios emblemáticos y un cielo amenazante, negras nubes para una humanidad que ha dejado que su Mesías sea crucificado.

    En fin, les aconsejo que no pierdan la oportunidad de apreciar esta colección y debemos agradecer a los coleccionistas y al Hotel Villapadierna por el regalo. Yo por poner un “pero”, creo que la obra merece una mejor iluminación, disfrutaríamos más.
 
    La exposición cerrará el día 20 de octubre, hasta entonces, la  entrada será gratuita en un horario de 11.00-14.00 y de 16.00 a 20.

Texto de Ana E.Venegas

Fotografía de José A.Correa y Francisco Giménez


Galería de Fotografías de José A. Correa
























 
 

2 comentarios:

  1. Gracias por la información,joven reportera.

    ResponderEliminar
  2. muy buen articulo de seguro que me gustara pasara verla.

    ResponderEliminar