lunes, 25 de septiembre de 2017

"Aquel Silveiro" en Marbella Todo Danza 2017

Resultado de imagen de aquel silverio


Resultado de imagen de marbella todo danza 2017    Se está celebrando en nuestra ciudad MARBELLA, TODO DANZA 2017. Sus fechas habituales son por la primavera, con motivo del Día Internacional de la Danza que se celebra cada año el 29 de abril, pero este año se ha retrasado y lo estábamos esperando como agua de mayo.
   
Imagen relacionada    Esta edición presenta una selección de espectáculos de sala y calle para todos los públicos que se alternan a lo largo de nueve días de forma ininterrumpida. Flamenco, danza contemporánea, danza dirigida a la familia e inclusiva.  Este año contaremos con dos compañías, una de calle y otra de sala, que trabajan de forma profesional la danza inclusiva. En total, nueve compañías provenientes de todo el estado español, con la calidad e interés artístico.
Resultado de imagen de aquel silverio 
   Ya hemos saboreado varios espectáculos y el público de Marbella está encantado con recuperar sus espacios de cultura, con ver el teatro lleno a reventar y las calles animadas.

    Todas las propuestas son muy interesantes pero yo les voy a hablar de “Aquel Silveiro”, un espectáculo muy especial que profundiza en las raíces del flamenco a través de la figura de uno de sus creadores, Silveiro Franconetti, un gaditano fascinante que fue militar, picaor, trabajó en una sastrería,  hizo las américas y fue empresario de cafés cantantes, tablaos y otros negocios en Sevilla, donde se permitió dar rienda suelta a su concepto del cante y a las aportaciones de los mejores cantaores y bailaores de mitad del siglo XIX.

Resultado de imagen de aquel silverio    El espectáculo de danza es una biografía percusionada, un estudio profundo de la vida y de los cantes de “Aquel Silveiro” al que se refería Lorca, del que conocemos muchos hechos pero desgraciadamente no su voz. Retratos de vivencias y personajes se van mostrando sin discontinuidad en un escenario que se convierte y reconvierte a través del ingenioso juego de espejos móviles, sillas y mesas que se mueven al compás.

Resultado de imagen de aquel silverio    La Compañía Institucional de Danza, dirigida por RAFAEL ESTÉVEZ consigue la atención y la emoción del público, su técnica es impecable, más de raza en unos bailaores que en otros, llegando al propio Rafael, que interpreta a Silveiro y que consigue secuestrarnos con las puntas de sus dedos. El vestuario está recreado en la época y a la vez es original. Los bailes y cantes también están recreados de los propios que se le achacan a Franconetti pero nos dejan vislumbrar lo que el flamenco ha evolucionado a partir de estas semillas, desde esas peteneras, seguiriyas, rondeñas… que bien pueden habernos dado el pellizco flamenco de las bulerías, pura raza y sentimiento.

Resultado de imagen de aquel silverio    El público disfrutó sobremanera con los bailes, donde pudimos apreciar pasos de reminiscencias decimonónicas y quejíos de tabernas. Los artistas fueron muy aplaudidos y el público salió con muy buen regusto del teatro.


    En los próximos días podremos disfrutar en la calle y en el Teatro Ciudad de Marbella de danza moderna, clásica, inclusiva y el broche final con la compañía de Víctor Ullate para el que no queda una entrada.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Marbella: Conferencia sobre Vigil de Quiñones, "Los Últimos de Filipinas", por el General Guiote Linares

La imagen puede contener: una persona    El pasado jueves pudimos asistir a una charla organizada por la Sociedad Recreativa Casino de Marbella sobre el ilustre médico militar
La imagen puede contener: textoD. Don Rogelio Vigil de Quiñones y Alfaro. Para ello, contamos con la ponencia de D. Manuel José Guiote Linares, General de la Brigada de Sanidad y estudioso apasionado de la historia de nuestro célebre marbellí, alma máter del episodio de nuestra historia “Los Últimos de Filipinas”.

La imagen puede contener: 8 personas, personas sentadas e interior    El General Guiote hizo una exposición ordenada sobre la biografía de Don Rogelio que cuenta con el parque Vigil de Quiñones como reconocimiento en nuestra ciudad. En primer lugar, atendió a sus datos personales y familiares, en segundo, a su condición de médico y militar, y en tercero analizó los hechos acaecido en Filipinas, con el asedio de la Iglesia donde se hicieron fuertes los últimos españoles en la isla del Pacífico. El General puso de manifiesto la valía del marbellero como médico, que hizo plantar vegetales frescos dentro del recinto para paliar enfermedades producidas por la avitaminosis, como el Beriberi que los maltrató durante el asedio, en unos momentos en los que sólo médicos muy dispuestos a evolucionar empezaban a sospechar que había algo pequeño pero muy importante para la vida del ser humano. De la misma manera, se vinieron a resaltar los méritos de valor, estrategia y dotes de mando efectivo, de manera que parece ser que nuestro ilustre vecino era bien respetado a la par que admirado y querido por la tropa.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sentadas e interiorLa imagen puede contener: 3 personas, personas sentadas, mesa e interior    Finalizó la conferencia con un llamamiento a fijarnos y luchar como marbellíes por enmendar una injusticia. Y es que Don Rogelio Vigil de Quiñones obtuvo numerosas condecoraciones, pero no sabemos por qué motivos, si políticos, si por olvido, no le fue concedida La Cruz Laureada de San Fernando, máxima recompensa militar de España que tiene por objeto premiar el valor heroico, hechos o servicios militares, individuales o colectivos, con inminente riesgo de la propia vida y siempre en servicio y beneficio de la Patria o de la paz y seguridad de la comunidad internacional. Como vemos, aún en la literatura y el cine, por muy manipula que esté la narración, nuestro vecino, cumple con todos los requisitos.

    Felicitamos al ponente y al Casino por proporcionarnos cultura de calidad, Marbella lo agradece llenando los aforos. El próximo jueves día 28 de septiembre a las 19:00 horas se presentará en el mismo lugar el libro: “LAS SIGLAS DE LA DEMOCRACIA” de Gonzalo Sichar.

Fotografía de la página del Casino

viernes, 22 de septiembre de 2017

“El Inútil de la Familia” de Jorge Edwards análisis

Resultado de imagen de el inutil de la familia    Después de conocer al autor, gracias a las jornadas literarias que se han realizado en varias ocasiones en Marbella que han contado con su presencia, y tras disfrutar de “El Museo de Cera” del mismo Edwards, me picó la curiosidad de leer sobre el más inútil su la familia, pensando que resultaría divertido o al menos me podría ver reflejada en esa idiotez, esa majadería de escritora, que pensé, compartía con el propio Jorge. Impliqué en la aventura a mis compañeros y compañeras de la tertulia o club de lectura de la FNAC de Marbella, el resultado no ha podido ser más descorazonador, no le ha gustado a nadie, a nadie más que a mí.
  
    La verdad es que lo he tenido que leer dos veces, la primera, sentí lo mismo que mis contertulianos, que el título es magnífico e invita a tirarte de cabeza sobre sus palabras tal piscina, incluso que el principio les atrajo, pero luego la historia se adentraba en una meseta de nombres que desconocíamos en su mayoría, que terminaba el libro y no se llegaban a conocer puesto que no se profundizaba en ellos. Un mar de citas y citados que levantó las suspicacias por parecer un lucimiento personal, elitista, clasista, dijo alguna compañera y que sólo reflejaba la buena situación social entre la que se desenvuelve el inútil y el propio autor. La verdad es que de esta guisa también escribe Elena Poniatowska, su "Leonora" y más aún "el premio Alfaguara "La Piel del Cielo" es un ejercicio de este tipo de escritura anclada a personas y lugares reales en los que no se profundiza, ni falta que hace, en mi humilde opinión.

    Por mucho que en la tertulia se clasificó la obra como un huevo vacío, sin drama y sin “pensamiento”, la verdad es que a mí todos estos personajes, reales sin duda, lugares y citas, me anclan a un espacio-tiempo, un lugar, el de Joaquín Edwards Bello, el inútil tío protagonista,  sin extenderse en descripciones ni fechas y que parece contar con la inteligencia, el fondo de conocimiento y la capacidad para buscar información del lector, es una performática, no es literatura para evadirse, es más bien para esforzarse, quien quiera que la coja y quien no que la deje.

Resultado de imagen de museo de cera edwards    Es verdad que yo llegué a Joaquín, el tío escritor al que en la familia Edwards se le llamaba el inútil, con ansia de descubrir a un ser creativo divergente, divertido, díscolo y encantador. Pero, al igual que los demás miembros del club de lectura me encontré a un ser deleznable, mucho más que inútil, pederasta, putero, ludópata, un golfo ilustrado, irresponsable que hace lo que le place, decadente y un escritor mediocre.

    La desilusión me pudo durante un tiempo, sin embargo, es generoso por parte de Edwards querer verse implicado con su tío, al que le unen leves lazos de sangre, una profesión que Jorge sí se toma en serio y quizás la aversión de su propia familia cuando dijo querer escribir, con el ejemplar de escritor, con el precedente impresentable que habían tenido en la familia.

Resultado de imagen de leonora elena poniatowska    Todo lo que comentaron mis compañeros es verdad, no engancha fácilmente, uno se tiene que esforzar y yo en mi esfuerzo, me he maravillado con una narración donde a veces Edwards le habla a su tío, otras en las que cuenta en primera persona como si su yo-escritor los convirtiera en una sola persona, e incluso hay otras veces que Jorge le habla a los personajes de las narraciones del “Inútil”. Porque, dada la diferencia de edad, la poca relación que Jorge tuvo con el protagonista, el autor nos presenta a Joaquín a través de sus obras, de sus personajes que tienen mucho de autobiográfico y analiza en una suerte de asaltos que dejan mucha historia por contar y la sensación de que realmente puede que no estemos viendo al verdadero Joaquín, o sí.


    Algunas compañeras de tertulia se reconciliaron con la obra al final, cuando adquiere un poco de acción de novela negra, pero aun así, ni la hubieran leído ni la volverían a leer. A mí, en cambio me ha gustado y si bien no me he reído,  lo que iba buscando, sí lo he hecho cuando he visto al autor y su retranca detrás de frases lapidarias. Esa cuestión, ver al autor, no les gusta a muchos lectores, sin embargo, si se hace como un ejercicio literario, como un trabajo de novelación con una estructura ingeniosa, como es el caso, a mí me merece el viaje y bueno… ya estuve en Chile sin pisarlo. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

“La Piel del Cielo” de Elena Poniatowska. Análisis de la Asociación de Mujeres Universitarias de Marbella

Resultado de imagen de la piel del cielo poniatowska    AMUM se reunió en el Marbella Club para su tertulia literaria mensual. En esta ocasión analizamos esta obra que fue premio Alfaguara de 1981. A pesar de ser una de nuestras autoras favoritas, en esta ocasión no entusiasmó a la altura de “Leonora” y hubo varias socias que desistieron de terminar su lectura.

Resultado de imagen de jorge edwards    En líneas generales la novela no entusiasma, es larga, con demasiados temas sin hilar, plagada de términos propios de la Astronomía, en una especie de muestrario en el que no se profundiza. Hubo quien dijo que parece un lucimiento personal de la escritora, aunque, esa galería de términos y personajes también ocurrían en Leonora, con la salvedad de que el ecosistema de las vanguardias nos es más amado y la localización europea en vez de la americana nos resulta más familiar. Sí es verdad que toda esta profusión de anclajes a una historia verdadera es propia de la autora, también de Jorge Edwards y requiere un lector dispuesto a aprender además o más que a pasar un buen rato.
   
    Hubo también una socia que comentó que la temática era la Astronomía y se explayaba tanto en ella como homenaje al marido de la autora, Guillermo de Haro, que era astrónomo. Esperemos que sea un homenaje en lo académico y lo profesional y este señor no se parezca realmente al protagonista. Todas las socias coincidieron en que es un ser detestable, machista, insensible, con pocas habilidades sociales, inflexible, que sublima con su pasión astrónoma pero que aun así, no puede domeñar su agresividad, propia de una niñez sin figuras paternas y con déficit de afecto, sobre todo, del miedo, miedo a no controlar, a perderse, el miedo es siempre el responsable de la agresividad y Lorenzo no se adaptó a las Nuevas Tecnologías de la información de la misma manera que no disfrutó de una mujer inteligente y libre, porque no estaba seguro de tener el control sobre ellos.

Imagen relacionada
    Como no se puede decir que a la Poniatowska le falte oficio, el mismo personaje, en su cara B, nos presenta un a un hombre comprometido con su sociedad, con la evolución de México a través del conocimiento y la educación, lucha por ello, consigue fundar centros de formación, de investigación, descubre astros y publica sus conocimientos superando a los científicos yanquis que tienen muchos más medios que él. Y es que aquí, justo aquí, hay dos cuestiones importantes que señalaron las contertulias, la primera es la importancia de tener pasión y que alguien te inocule el virus de la curiosidad intelectual, tanto como para conseguir unos niveles de excelencia tan altos sin formación reglada, y la segunda la reiteración constante en la novela de hechos políticos, la República Española, el tema Iglesia Católica, la colonización de los Austrias y  los pecados del capitalismo, la culpa que tiene en las corrupciones y malas gestiones en países como México, lo abusones que son países de esa terna y así sucesivamente hasta conformar lo que una socia tituló “El Decálogo Progresista a lo Pablo Iglesias”, que puede una estar de acuerdo o no, o incluso parcialmente, pero del que estamos muy cansadas para otro mitin y no nos aporta nada nuevo. Para no polarizar completamente la novela, y que se viera mucho más a la autora, concedió que un hombre de propiedades, un empresario, Carlos Berastain, padre de su amigo Diego, lo acoja en su casa y le diga entre otras cosas “chicos, estudiad Filosofía y haced de esta casa un palacio de ideas”, que me parece la frase más bella de toda la obra.

Imagen relacionada    La lectura de la “Piel del Cielo” nos llevó a reflexionar sobre el estado de la Universidad en España, alguien comentó que se parece mucho a la mexicana, pocos medios y en manos de elefantes dorados que no salen del zoológico ni a empujones, por lo que las trapacerías de presupuesto, las actitudes trepas, políticas en vez de académicas parecen ser que proliferan.

    Unas cuantas socias admitieron que el principio del libro les entusiasmó, que distinguían entre una primera parte muy de la autora, muy “Tinísima” y una segunda que no reconocían. Les fascinó la figura de la madre que consigue impulsar la curiosidad de un niño a pesar de sus pocos medios de vida, de la precariedad de su existencia. Se anunciaba una buena novela al estilo Poniatowska, pero no fue así según la mayoría. Hubo alguna tertuliana  que apreció la proliferación de términos y frases porque, aunque no pudiera disfrutar de todo algo quedará en la mente de todas sobre estrellas rafága, enanas, nebulosas, óptica Zeiss y de planos del firmamento.

    También fue interesante la aportación de nuestra socia psiquiatra que llamó al personaje de Lorenzo pulsión de muerte, y al de Fausta, curioso nombre para ser una mujer con conocimiento y voluntad, pulsión de vida, llena de entusiasmo, ansias de libertad y que sabe amar. Al hilo de los personajes, como no podía ser menos, la autora los ha perfilado bien y son hasta cierto punto creíbles. Hubo quien vio en la tía Tana un guiño a la ”Tía Tula”.

    El final le ha parecido a alguna socia fantástico, a otra muy triste, el fracaso de un cerebro privilegiado que no tiene por qué coincidir con un gran ser humano. Este punto nos dio para debatir sobre el tema de las “inteligencias múltiples”, estudiadas por Howard Gadner, que demuestra un contrapeso indudable sobre la “inteligencia única”. Muchos seguidores de Gadner afirman que la “inteligencia emocional” es la más importante para la felicidad del individuo y de los que lo frecuentan, por más que sea necesario todo tipo de personas e inteligencias, una socia comentó cómo la mayoría de los científicos tienen desarrolladas otras más que la emocional y son seres muy valiosos, aunque no sepan ser ni hacer feliz en muchas ocasiones.


Resultado de imagen de van halen pio baroja    Lo que sí nos ha quedado claro a todas es que Elena Poniatowska quería y tenía “cosas” que contar, sobre el feminismo, el machismo, el progresismo, el estado de la universidad, lo que nos rodea en el universo, la pasión, la superación, la libertad, el abuso… El próximo martes 24 de octubre a las 18:30 horas, como siempre en el Marbella Club haremos tertulia sobre el libro “Juan Van Halen, el oficial Aventurero” de Pío Baroja, será una nueva oportunidad de discrepar, aportar, estar de acuerdo y ampliar ideas.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El Universo del Escultor Félix Martín Vilches junto a Marbella

    Hace ya algunos años que seguimos al escultor por las exposiciones donde se prodiga, por su obra, su amistad y conversación. Forma parte de un grupo de artistas costasoleños que, sin proponérselo, ponen por encima a la persona, la colaboración y el apoyo a las artes y a sus compañeros artistas. Por este motivo, nos hemos desplazado a su casa-finca-universo, entre Marbella y Estepona, en una ladera suave que le da al artista horizontes suficientes para creer que todo es posible y seguir en la lucha.

    Félix es un hombre poco convencional, un artista que lo fue desde niño pero que descubrió lo que podía expresar con la mise-en-scène de sus artísticos bufés en los establecimientos de restauración en los que trabajó y los que regentó. Esta inquietud, lo llevó por los derroteros de búsquedas de materiales y técnicas, maderas, metales, arcillas, poliéster, poliuretanos, huesos, dientes, materiales de reciclaje, todo le puede resultar útil. Por eso, Martín tiene de todo en sus almacenes, eso sí, muy bien ordenado, como el depósito de un buen hotel, listo para ser usado.


    Nada más entrar en su finca, empiezan a sorprenderte obras terminadas por todas partes, suelos, paredes, caminos, árboles, dentro y fuera de las dependencias, en una suerte de Museo vivo que fluctúa, si hay obras en alguna exposición y las que se suman, las que va acabando en su vorágine de un tiempo que parece que en él se dobla y redobla dando espacio para una gran cantidad de actividades incluida la atención a su familia.

    Una vez me dijo un gran artista que si quiero saber si un artista es artista de verdad debía ver su taller. Lo que tiene Félix es un despropósito maravilloso de herramientas, de máquinas de corte, hornos de fundición, todo en su sitio, todo señalado, paredes y paredes de objetos que son una belleza en sí y que crean una atmósfera muy creativa con su colocación ordenada. No puedo pasar por alto la impresión que me causaron los materiales de modelado y vaciado, arcillas, arenas moldeables, escayolas, ceras, marmolinas, en fin, de todo lo que se pretenda.

    Paseamos entre mujeres desnudas, “mujeres raras”, como les llama de manera irónica el propio escultor, curvas sensibles, a veces desestructuradas, a veces alargadas, estilizadas, todo tipo de mujeres, un elemento imprescindible del universo del artista, fértiles, acogedoras, llenas de suavidad y calor, sitio de recreo y de vida, lugar para la creatividad y la imaginación. Durante el paseo pudimos disfrutar de caballos, burros, gallinas exóticas de los lugares más remotos, patos extrañísimos, palomas increíbles, columbas con jerséis de cuello vuelto o botas como trotones, cobayas, conejos, faisanes de la India, un auténtico abrazo abrumador para los sentidos.



  
  Entre mujeres raras, higueras, aguacates, caquis y productos de la huerta conseguimos maravillarnos con otro de los motivos que Félix Matín recrea sin descanso, toros, animales fuertes, indomables, libres, abstracciones con las que el artista va experimentando hasta conseguir lo mínimo que se despacha en toro y que nos deja por el camino trazos de metal, de madera, de cualquier material de gran belleza, porque al autor lo que le gusta y le mueve es el toro, el toreo no lo trata ni lo sigue, no le motiva la pelea, es ese animal fuerte, el indómito el que anhela, Freud persigue el inconsciente de este hombre en su madurez.


   Todos los animales que tiene Félix están limpios, tienen ecosistemas suficientes, con charcas, espacios de sombra, refugio y descanso. Las palomas son liberadas todos los días para que vuelen, para que hagan ejercicio y no pierdan la esencia de su ser. Asistimos a uno de los espectáculos más emotivos que he visto en mi vida: El escultor abrió las puertas a las palomas y decenas de ellas salieron de sus dependencias elevando el vuelo mostrándose sobre nosotros en bandadas de razas heterogéneas. Una gran metáfora, a Martín le apasionan las metáforas y es otra de los grandes temas que acomete, en sus esculturas e instalaciones, todas tienen que ver con los derechos, con la dignidad del ser humano, con la ironía fina y divertida contra las decisiones de los políticos y del poder económico.


  

  Pasamos también por su biblioteca, dividida en los apartados de gastronomía, arte, política y narrativa, entre esculturas, objetos reconvertidos como en el más auténtico “ready made” de Duchamp, sus cuadros que son estudios de sus trabajos escultóricos pero que a mí me gustan por sí mismos, y sus ensayos sobre colombofilia y el nuevo diccionario que está preparando sobre términos de este tema. Allí pudimos disfrutar de algunas de sus esculturas de instrumentos musicales imposibles, picassianos, surrealistas, narrativos.



    Nos invitó a desayunar manteca colorá de solomillo hecha por él mismo, nos regaló una instalación maravillosa sobre una tabla que colgará de una pared fuerte de mi casa y nos despidió con esa mirada cristalina de unos enormes ojos verdes que no han perdido la condición de juventud curiosa y emprendedora. La que nos regala una obra elegante, sensible, metafórica, conceptual y comprometida ¡Félix!, ¡es que no nos queda más remedio que quererte.

Fotografía de José A.Correa