martes, 17 de octubre de 2017

Las mujeres artistas y el surrealismo, exposición en el Museo Picasso de Málaga

     La ciudad de Málaga acoge a las Mujeres del Movimiento Surrealista con el título: “Somos plenamente libres. Las mujeres artistas y el surrealismo”, una colección de obras de distintas autoras que podrían ser más y que la misma muestra tiende a ello. Son más, más de las que están y todas han sido silenciadas, u olvidadas, o ignoradas, o apartadas. En fin, cualquier tropelía social que se intenta reparar con esta nueva exposición temporal del Museo Picasso para memoria colectiva y disfrute de los amantes del arte. 


    El surrealismo es un movimiento artístico de principios del siglo XX que surgió en Francia y tuvo como centro ideológico al poeta Andrée Breton que afirmó que “El inconsciente es la región del intelecto donde el ser humano no objetiva la realidad sino que forma un todo con ella. El arte, en esa esfera, no es representación sino comunicación vital directa del individuo con el todo. Esa conexión se expresa de forma privilegiada en las casualidades significativas (azar objetivo), en las que el deseo del individuo y el devenir ajeno a él convergen imprevisiblemente, y en el sueño, donde los elementos más dispares se revelan unidos por relaciones secretas.

    Los artistas surrealistas exploraron el inconsciente mediante los sueños, automatismos y trances inducidos, sus trabajos no necesariamente expresaron sus experiencias personales. Sin embargo, en el caso de las mujeres surrealistas, muchas de las obras son claramente autorreferenciales, contamos con numeroso retratos, experiencias personales, dolores del cuerpo materno, sueños con toque femenino, interpretaciones metafísicas con la descendencia, la bis reproductora como protagonista, soledades inquietas, vacíos, pesadillas y lucha contra demonios propios y ajenos.

    La muestra temporal del Museo Picasso Málaga nos permite descubrir a dieciocho creadoras mujeres que desarrollaron sus carreras a partir de los años veinte, en plena efervescencia del Manifiesto de Andrée Breton que clamaba por la libertad del inconsciente, de los sueños de los sentimientos pero que tuvo ramarazos de pensamiento-único en su trato con Jean Cocteau y no digamos con el rol que le tenía destinado a las féminas, de las que pretendía que fuesen musas de los artistas varones.
    A pesar de lo que se esperaba de estas mujeres, además de ser miembros estimulantes intelectualmente del grupo surrealista, fueron artistas de gran profundidad, de técnica considerable y creatividad notable. El justo reconocimiento internacional que se viene despertando en los últimos tiempos nos ofrece la posibilidad de apreciar las obras de  Eileen Agar, Claude Cahun, Leonora Carrington, Germaine Dulac, Leonor Fini, Valentine Hugo, Frida Kahlo, Dora Maar, Maruja Mallo, Lee Miller, Nadja, Meret Oppenheim, Kay Sage, Ángeles Santos, Dorothea Tanning, Toyen, Remedios Varo y Unica Zürn como grupo abierto que nos sitúa ante la injusticia histórica del silencio sobre la excelencia de las mujeres en muchos campos y nos hace cuestionarnos sobre cuántas obras no se habrán perdido, cuántos descubrimientos no habrán sido usurpados y cuántas mujeres insignes no habremos olvidado. José Jiménez, catedrático de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad Autónoma de Madrid afirma que la elección de autoras de esta exposición “no es una opción separatista, sino una tarea de recuperación”.

    Pero, por mucho que esta muestra ponga en evidencia la ignominia contra la mitad de la población de este planeta, no podemos quedarnos en el sentimiento lastimero pues la oportunidad es de gran importancia para el aprecio de grandes artistas y grandes obras. Toda la colección es muy interesante y hay algunas obras de gran envergadura, muy libres, exploradoras del ser, con un lenguaje muy adecuado para expresar los adentros, sus sueños, dolores y decepciones, miedos, esperanzas, fantasías, transferencias del inconsciente y no tanto como en el caso de Frida Kahlo, cuya realidad era tan literalmente dolorosa. El individualismo y la personalidad de estas artistas se transmite mientras se construye, a través de las más de cien obras de arte entre pinturas, dibujos, esculturas, collages, fotografías y películas reunidas para la ocasión. 

    Por destacar, aunque no es el objetivo de la exposición, pero no me puedo resistir, yo destacaría la obra de Leonora Carrington y Leonor Fini, de gran fuerza e inquietud, la Metafísica de Kay Sage que no tiene nada que envidiar a Giorgio de Chirico, las mujeres de cabezas sobredimensionadas de Ángeles Santos, las performances de la “mitad ángel, mitad marisco” como Dalí denominó a Maruja Mallo y la fotografía equívoca de Germaine Dulac.

    En fin, no se la pierda, es un grupo muy selecto y numeroso, nos permite vislumbrar muchas formas de entender el surrealismo, desde distintas técnicas, desde distintos relatos, desde distintas personas, personas mujer, también personas-mujer.


























































lunes, 16 de octubre de 2017

Eugenio Pardini, exposición y entrega de premios de su certamen de homenaje en Marbella



    El pasado domingo se expusieron las obras que los chicos del concurso de pintura que Marifé Núñez, como directora de es.Arte, ha convocado para conocer e interpretar la obra de Eugenio Pardini que permanecerá expuesta en nuestra municipalidad hasta el 20 de Noviembre.

    Eugenio Pardini fue un singular artista de la vanguardia italiana, cuya obra, gran parte de ella fue comprada por Sean Ferrer Herpbur que ha tenido la deferencia de compartirla con nosotros, por los grandes lazos de infancia que le unen a nuestra tierra. Más sobre el autor y la colección aquí:

    Tras la visita de algunos grupos de niños, en especial los de la comunidad rusa de Marbella, a Marifé y a la artista y profesora de pintura Oksana Kuzmenko les surgió convocar un concurso de pintura para los más pequeños, inspirados en la obra del Eugenio Pardini, colección privada de Sean Hepburn.

    El resultado no ha podido ser más interesante, juzguen a través de las fotografías de José A.Correa, los niños han comprendido el juego de manchas de color, las tonalidades más importantes en la obra de Pardini, los temas naturales, las composiciones, las obsesiones personales como la sobredimensión y protagonismo de pies y manos, el uso de los colores flúor, la atención a la antropología española y nos han dejado obras en acrílico y acuarela que me encantaría tener en el salón de mi casa.

     La muestra de los participantes se integró en la obra de Eugenio Pardini, tanto en su sede de Fernando Moreno como en la de es.Arte en Nueva Alcántara, en una suerte de “miniyo” con un diálogo que más bien parecía un happening palpitante.

    Además, para la ocasión, en la que también se entregaron trofeos y diplomas, acudieron numerosos chicos con sus familias, lo que nos permitió sentir aún más viva la obra del pintor vanguardista. Fue una fiesta y un auténtico placer ver disfrutar a los niños de sus propias creaciones que nos sorprendieron a todos por su frescura, también por el uso de técnicas, y es que pese a sus edades, llevan algún tiempo aprendiendo pintura y sus posibilidades.


    Animo a los amantes de las artes, a participar en este tipo de actos, realmente pasamos un domingo delicioso.

Algunas de las obras a concurso