martes, 7 de junio de 2016

RETROSPECTIVE de PEPE MORALES en el Kunsthaus de Marbella

 

   El pasado domingo se inauguró en el Cultural Centre of Contemporary Art  Kunsthaus-Berlín-Marbella la retrospectiva de un artista de intensa y larga carrera que ha decidido compartir con la ciudad donde reside la muestra de su evolución pictórica y personal.


    La retrospectiva ha estado comisariada por Nely Meyer, parte importantes del Kunthaus y de la Fundación Fred Friedich que produce la exposición.
   
    Pepe Morales empezó su  carrera hace sesenta años y de esa etapa nos muestra algunos paisajes de lugares que visitó, Santa María de Naranco en Oviedo, las narrow streets de Edimburgo, Londres o París, con estilo muy impresionista a la par que ya daba muestra de su personalidad rompedora, de líneas radicalizadas que recuerdan algunos paisajes Vangoghnianos.

   Una etapa posterior nos presenta sus obras abstractas en las que empieza a experimentar con materiales como el papel maché y la chapa oxidada a la que somete a cientos de soldaduras, anclajes de un hombre a su educación, momento en que el artista toma conciencia de sus lastres, los señala, los anota, en una búsqueda del conocimiento de sí mismo y de lo que el mundo donde vive le proporciona.

   Esta investigación lo lleva a una época negra, una etapa tremenda, dura, llena de personajes malignos y retorcidos que tienen poder sobre el pobre artista, sobre el ciudadano, intentando someterlo, reconducirlo, pero ya es imposible, su conciencia se ha despertado y se revela mostrándolos. Su obra, en este momento recuerda al Goya más torturado y a Grant Wood en la pieza icónica del American Gothic El Granjero y la Mujer, personificación del sufrimiento del pueblo en la Gran Depresión americana.

    Al cerrar la etapa negra, Pepe comprende que debe vivir su vida, aprovecharla, sentirla desde la esperanza, aunque sin olvidar su compromiso con un cambio en el que el ser humano sea devuelto a su naturaleza. En esa época pinta Sus Sueños que desembocan en su creación abstracta de motivos geométricos con una profunda influencia suprematista de Malévich .

     De esta exposición es muy recomendable la evolución del artista,  su comprensión del mundo, su posicionamiento ante él, su desnudez y sinceridad. Las obras de la etapa negra son magníficas, los sueños surrealistas son endemoniadas, las arquitectónicas nos conmueven y las esculturas reivindican un espacio.  

    A la inauguración acudieron numerosos amantes del arte y la representación municipal del director de exposiciones del Ayuntamiento de Marbella y director del Museo del Grabado Español Contemporáneo D. Germán Borrachero, así como numerosas personalidades como los el embajador de Honduras, muy activo en cuestiones sociales y culturales en nuestra ciudad.

    Al finalizar, Hoffman hizo un particular homenaje a Camilo Sesto acompañado de un bailarín de danza española que muchos de los asistentes corearon con gran regocijo.

Texto de Ana E.Venegas

Fotografía de José A.Correa











1 comentario:

  1. Me ha encantado el reportaje y expresa fielmente el evento.

    ResponderEliminar